Aceite esencial de Árbol de té

El aceite de árbol del té posee un efecto antiséptico, actúa contra las bacterias y hongos (bactericida, fungicida, cicatrizante, antiinflamatorio, desodorante
y balsámico). Las propiedades antisépticas, fungicidas y anti-acnéicas están aceptadas y reconocidas por el departamento de sanidad Australiano.
No se le conoce ningún tipo de toxicidad, ni efectos secundarios y no irrita la piel.
Uso facial: En masajes, añadir al aceite portador un máximo de tres gotas del aceite esencial.
En mascarillas cosméticas, puedes potenciar con otras esencias y mezclar hasta un total de tres gotas.
Uso Corporal: En masajes, añadir al aceite portador, potenciándolo con otras esencias. La dosificación variará, en función de la zona que se vaya a tratar, hasta un total de 10 gotas.
En envolturas, el efecto de las mascarillas se potenciará mezclando un total de 10 gotas, del aceite esencial.
En baños, agregar 10 ó 12 gotas, en la bañera normal o de hidroterapia mezclando con otras esencias.
Uso Podal: Aplicar directamente sobre la piel insistiendo en los espacios interdigitales.

Los tenemos disponible en 2 formatos:

Atención:

Aceite esencial con propiedades limpiadoras, purificantes y oxigenantes. Principio cosméticos higiénico por excelencia. Este envase nunca debe permanecer tumbado para evitar deformaciones en el tapón y dificultar su extracción cuentagotas. Alejar de temperaturas elevadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *